miércoles, 16 de mayo de 2012

CLARABOYA

                    Reseña publicada en Anika entre Libros el 13 de abril de 2012

CLARABOYA
(Claraboia, 2011)
José Saramago

Alfaguara (Grupo Santillana)
Colección Biblioteca Saramago
© José Saramago, 2011
© Santillana Ediciones Generales, S.L., 2009
Traducción de Pilar del Río
1ª Edición, marzo 2012
Género y tags: Novela, Literatura contemporánea, Premio Nobel, Novela de personajes, Comunidad de vecinos, Lisboa. Literatura portuguesa.
ISBN: 9788420411095
            424 Páginas



Argumento

Amanece en Lisboa. En una mañana de mediados del siglo XX, la mirada del novelista se asoma a la ventana de un vecindario. Se anuncia un día no muy diferente de los demás: el zapatero Silvestre, que abre su taller; Adriana, que parte hacia el trabajo mientras en su casa tres mujeres inician otra jornada de costura; Justina, que tiene ante sí un largo día jalonado por las disputas con su brutal marido; la mantenida Lidia; y la española Carmen, sumida en nostalgias...
Discretamente, la mirada del novelista va descendiendo y, de repente, deja de ser simple testigo para ver con los ojos de cada uno de los personajes. Capítulo a capítulo, salta de casa en casa, de personaje en personaje, abriéndonos un mundo gobernado por la necesidad, las grandes frustraciones, las pequeñas ilusiones, la nostalgia de tiempos que ni siquiera fueron mejores. Todo cubierto por el silencio tedioso de la dictadura, la música de Beethoven y una pregunta de Pessoa: «¿Deberemos ser todos casados, fútiles, tributables?».
(argumento editorial)

Comentarios

Que José Saramago es un genio y un referente de las letras, a estas alturas nadie lo pone en duda. Pero el escritor no nació con el Nobel debajo del brazo y sus comienzos fueron tan difíciles como comunes a los de la mayoría de los escritores. Su primer libro, Tierra de pecado, publicado en 1947, no alcanzó reconocimiento alguno y pasó prácticamente desapercibido. El segundo ni tan siquiera recibió una respuesta por parte de la editorial, ni se dignaron a contestarle aunque fuera para decirle que su novela no interesaba. Tal vez la culpa de que este grande de las letras se sumiera en un letargo creativo durante los siguientes veinte años la tuviera precisamente esa editorial que no gastó en saliva para con su segunda novela. Ese “libro perdido y hallado en el tiempo”, como se conocía en el ámbito familiar de Saramago, no es otro que Claraboya.

“Obrigado, ahora no”.
Cuando en 1999 la editorial se puso en contacto con Saramago para proponerle la publicación de Claraboya, el manuscrito que les fuera entregado por un joven Saramago cuarenta años atrás y que acababan de encontrar en los avatares de una mudanza, con esas escuetas palabras zanjó Saramago el asunto. Recuperó el manuscrito y pese a la insistencia de familiares y amigos, se opuso tajantemente a su publicación, al menos mientras estuviera vivo. Esta es, en resumidas cuentas, la historia de Claraboya, contada con más detalle en el prólogo del libro a manos de Pilar del Río, traductora y Presidenta de la Fundación José Saramago.

Partiendo de la base de que me cuesta ser objetiva tratándose de Saramago, por quien profeso una enorme admiración, Claraboya no es, sin embargo, el mejor libro del escritor, contando, pese a todo, con muchas de las obsesiones que luego serían sabiamente desarrolladas en las obras posteriores del escritor. No en vano las palabras ceguera y lucidez salpican varias veces las páginas del libro.

Claraboya es ante todo una novela de personajes, algo lógico tratándose de la historia de los vecinos de un edificio, pero no lo es por la cantidad (no llegan a la veintena) como sucedía por ejemplo en La colmena de Camilo José Cela, un enjambre donde desfilaban multitud de personajes; sino porque no hay una historia al uso con principio, nudo y desenlace que se alce sobre las demás. Claraboya son trazos, pinceladas y momentos concretos de las vidas de sus protagonistas. Resulta curioso que estos dos grandes de las letras, ambos ganadores del premio más prestigioso de la literatura universal, se interesaran por una historia vecinal, una historia de personajes comunes enmarcada en los muros de un edifico.

Claraboya se sitúa en la sombría y gris Lisboa de mediados del siglo XX, y en ella se tratan temas comunes e intemporales como el amor, el trabajo, las penurias económicas, el miedo, la angustia, la nostalgia, el maltrato, la sumisión de la mujer al hombre, las relaciones de pareja, el sexo y hasta la prostitución. Todos estos temas conforman sin embargo una historia sencilla aunque no exenta de sorpresas. Una de ellas, a mi entender la más arriesgada de la novela, es el lesbianismo. El escritor aprovecha una novela de Diderot, La religiosa, que lee casi a escondidas Isaura, uno de los personajes del libro, para abordar las relaciones lésbicas, sentidas con angustia y temor por parte de la protagonista (no hay que olvidar la época en la que se escribió el libro) y tocadas con naturalidad y comprensión por parte del narrador. Como acertadamente apunta en el prólogo Pilar del Río, pudiera haber sido este tema uno de los factores determinantes para que la editorial no se decidiera a publicar el libro, un tema demasiado transgresor para la Lisboa de la época. Particularmente emotivo me ha resultado el personaje de Justina, una mujer triste que siente una abierta repugnancia por su marido, un hombre infiel y maltratador. La habilidad de Saramago para retratar los puntos de vista de ambos personajes es apabullante, y desde el punto de vista narrativo, Justina me parece uno de los puntos más fuertes de la novela.

Claraboya mantiene una línea tranquila, coherente y amena desde el principio hasta el final donde no hay una trama que tire especialmente de las demás, todas cobran igual protagonismo pese a que el lector se sienta más identificado con unas que con otras. Lo que hace de Claraboya una novela especial no es la trama, es el magnífico retrato psicológico que Saramago hace de los personajes, es esa facilidad que tiene el escritor para bucear en lo más profundo de la naturaleza humana con igual maestría tratándose de hombres o mujeres, con las palabras justas, haciendo que los personajes se sientan reales, provistos de tal veracidad que nada chirría en ellos.

Hay algo que sí diferencia Claraboya del resto de la obra más conocida de Saramago y es que está escrita siguiendo el esquema gramatical clásico, con el uso de los guiones en los diálogos y con los signos de puntuación convencionales, lo que será probablemente del agrado de los detractores del que sería en un futuro el sello personal y diferenciador del portugués.

Si hay una figura recurrente en la vida personal de José Saramago, ese es sin duda, su abuelo Jerónimo, “el hombre más sabio del mundo que no sabía ni leer ni escribir”, como dijo el escritor en el discurso de aceptación del premio Nobel, y a quien está dedicada Claraboya. Teniendo estos datos presentes, el lector no podrá eludir la comparación entre su abuelo y el personaje de Silvestre, un zapatero tan humilde como sabio, con el que empieza y termina la novela, recibiendo así el honor de resaltar por encima del resto de los personajes.

© Carmelo Rubio
Cuando Silvestre conoce a Abel, un joven que entra a vivir en su casa como inquilino, el zapatero humilde da paso al hombre sabio y ambos se enfrascan en profundas conversaciones en las que es fácil identificar la perspectiva más crítica del escritor, y entonces, donde al lector le parece reconocer en la figura de Silvestre al abuelo del escritor, en la figura de Abel le parecerá estar oyendo a un joven Saramago que ya sentía una madura preocupación por temas que más adelante serían objeto de acertadísimos análisis en su obra literaria y que lo encumbrarían como una de las figuras clave de la literatura universal.

63 comentarios:

  1. Esta novela aún no la he leído y mira qie Saramago le encanta a mi madre jeje.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa como a tu madre, me encanta Saramago y he leído muchos libros suyos, así que éste no lo podía dejar pasar. Bss.

      Eliminar
  2. Este autor no me termina de convencer, Caín hirió un oco mi sensibilidad y ensayo sobre la ceguera no me terminó de gustar, no sé si repetiré...Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este libro es el segundo de Saramago, lo escribió hace muchos años y no es para nada denso, al contrario, es fácil de leer, pero si no te gusta este escritor entiendo que no quieras repetir. Bss.

      Eliminar
  3. Pues yo todavía no he leído nada de este autor, pero no me importaría empezar por este libro porque hasta ahora es de los que más me llaman la atención
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es lo mejor de Saramago pero podría ser una buena opción para descubrirlo. Bss.

      Eliminar
  4. Esta obra del escritor portugues no la he leído. Conocí a Saramago con ensayo sobre la ceguera, y a pesar que tengo que reconocer que es una obra fantástica, debo asumir que su prosa no me engancha, me aturulla, se me hace dificil de leer. Como Saramago declaro en una entrevista (no recuerdo donde) sus obras no estan escritas para los ojos de cualquier lector.

    Besos
    Lupa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este libro, al ser de los primeros, va en otra línea, en el sentido de que es tan fácil de leer que es asequible a cualquier lector. Bss.

      Eliminar
  5. Es un escritor fantástico. A mí me gustó mucho Ensayo sobre la ceguera, así que supongo que éste me gustará también. Como no lo conocía, apuntado queda. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo Pilar, me encanta Saramago y aunque unos libros sean mejores que otros, sus pensamientos no tienen parangón. Este hombre es un sabio. Bss.

      Eliminar
  6. Había leído esta reseña en Anika, pero no sabía que era la tuya. En su momento me llamó la atención que te llamara más la atención Justina, que el propio Abel. A mí este último personaje me fascinó (probablemente por lo que se puede identificar en él de Saramago, Pessoa,...). En suma, coincidimos en nuestra apreciación global de la novela. Fue una agradable sorpresa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorpresa la mía al decirme que ya la habías leído en Anika. El personaje de Abel me encantó pero hubo una escena de Justina (no quiero decirla para no destripar) que me fascinó y me sorprendió a partes iguales, me pareció un personaje de lo más logrado. Para mí también fue una sorpresa muy agradable el libro porque si bien no es lo mejorcito de Saramago, teniendo en cuenta lo joven que era y la cantidad de años que hace que lo escribió, desde luego estaba claro que ya apuntaba maneras. Muchos besos.

      Eliminar
  7. Menuda exposición más perfecta que has hecho. Me gustan las novelas de personajes. Creo que la leeré un poco por la curiosidad de que Saramago no quisiera publicarla cuando se le ofreció tal psibildad después de tanto tiempo de estar escrita, y porque aunque no sea de lo mejor de Saramago, seguro que por lo que cuentas, merece la pena. Me ha gustado la referencia a Silvestre, como comparación a su abuelo, ese que dices que para él era el hombre más sabio del mundo, y que sin embargo, no sabía ni leer ni escribir. Me ha terminado de convencer que la novela que emoece y termine con un personaje así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gustan las novelas de personajes ésta lo es. Yo también tenía curiosidad por leer esta novela que él no quiso que se publicara mientras viviese, supongo que sería por orgullo. El discurso de aceptación del premio Nobel fue precioso, yo lo he leído varias veces y me emociono cuando habla de su abuelo, por eso entre esa referencia que yo tenía y que el libro lo dedica precisamente a su abuelo, vinieron las comparaciones, y no soy la única que lo ha visto así. Gracias por pasar. Un beso.

      Eliminar
  8. Ante todo decir que me ha encantado tu reseña; creo que has expuesto claramente el fondo y la forma de esta novela sin desvelar el argumento. A mi me encanta la prosa de Saramago, que es uno de mis autores favoritos, y desde que supe de la existencia de este libro lo tengo en el punto de mira. Aunque no utilice su prosa clásica, que muchos denostan pero que a mi me encanta, me apetece acercarme al joven Saramago. Gracias por tu reseña, 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, siempre intento no destripar nada del argumento, aunque no siempre lo consigo. Saramago merece la pena incluso aunque la trama no sea maravillosa, son sus palabras, sus pensamientos lo que hacen de él un grandísimo escritor, para mí totalmente imprescindible. Bss.

      Eliminar
  9. De Saramago he leído "Ensayo sobre la ceguera" y lo disfruté mucho, luego quise leer "Caín" y lo dejé a la segunda hoja... Pero este me ha llamado la atención. Conociéndome un poco ¿me lo recomiendas?

    mua!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es un libro que se puede recomendar a cualquiera incluso a los que no les guste Saramago porque es de lectura ágil, nada denso y con signos de puntuación, etc... Lo único que el que se acerque a la novela tiene que tener en cuenta que son retazos de vida de personajes, no hay una trama concreta que tire de las otras (aunque sí hay personajes que destacan por encima de otros). Yo soy fan de Saramago y no puedo más que recomendarla, por lo que tal vez no sea objetiva, pero también te recomendaría Todos los nombres, creo que te puede quitar el mal sabor de boca de Caín. Bss.

      Eliminar
  10. Uf, intenté leer a Saramago hace años y me pareció un escritor muy muy bueno pero también muy lento, deteniéndose en todos los detalles. Creo que no es para mí.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente esta novela no es tan lenta, era un joven Saramago que ya apuntaba maneras pero no es el mismo de sus obras posteriores, pero claro, los gustos son muy personales, yo de todas formas recomiendo cualquier cosa suya porque me encanta. Bss.

      Eliminar
  11. Saramago es una más de mis asignaturas pendientes, me apunto este título aunque no sé si me recomiendas empezar por este o mejor por otro, espero alguna recomendación... besillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno tiene sus gustos pero yo empezaría por ésta, que es bastante fácil de leer o por Todos los nombres, para mí bastante mejor novela que ésta pero sin llegar a ser tan densa como sus obras más conocidas y que pueden espantar al lector, es una historia muy original y creo que puede llegar a un buen número de lectores. Bss.

      Eliminar
  12. Hasta ahora lo poquito que he leído de Saramago me ha gustado mucho, así que tengo que leer éste. Y creo haberlo visto en mi biblioteca, así que seguro que cae tarde o temprano. Me has dejado con ganas de conocer el estilo de Saramago en sus primeros años.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte tienes de poder echar mano de las novedades en tu biblioteca, en la mía con la crisis traen poquísimas, y claro, las listas de espera son más largas que las del SAS. Saramago ya apuntaba maneras pero es una novela bastante asequible para cualquier lector y nada densa por lo que creo que puede gustar incluso a sus detractores, aunque eso sí, no te esperes una historia tipo Todos los nombres, esa para mí es única. Bss.

      Eliminar
  13. Solo he leído de Saramago El año de la muerte de Ricardo Reis y me encantó. Mi siguiente será Memorial del convento. Este no sé yo... pero tu reseña, magnífica!
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues precisamente ese no lo he leído yo pero te aseguro que caerá. Gracias por tus palabras. Bss.

      Eliminar
  14. Esta creo que me la he saltado....?
    Pufff, me acabas de pillar en blanco, no es bueno pensar con dolor de cabeza.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenoooo, como estés como yo en primavera con los estornudos y el dolor de cabeza...apañás vamos, jeje. Bss.

      Eliminar
  15. No he leído nada de Saramago, pero lo tengo en las lista de muy pendientes.
    La verdad es que con esta reseña me han entrado más ganas de hacerme con esta u otra novela del escritor.

    Un saludo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo recomiendo encarecidamente, a Saramago en general, sus pensamientos no tienen desperdicio. Bss.

      Eliminar
  16. He leído muy poquito de este autor y todo me ha gustado bastante, tendré este en cuenta =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me ha gustado todo lo que he leído de él, unos más que otros, lógicamente, pero todos en general. Bss.

      Eliminar
  17. Este autor me puede entusiasmar o me puede aburrir. Leí Todos los nombres y Ensayo sobre la ceguera, pero otros como La caverna no fui capaz de leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sí leí hasta el final La caverna, también se sacan cosas muy interesantes de ese libro, aunque Todos los nombres me encantó. Bss.

      Eliminar
  18. Me encanta Saramago. He leido todas sus novelas aunque esta por ahora no he tenido la ocasión. Pero seguro que caerá y mas despues de leer tu reseña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra ver que compartimos el gusto por Saramago, para mí es todo un icono de la literatura. Bss.

      Eliminar
  19. No acabo de decidirme por leer a este autor. Aunque el otro día leí una reseña de su libro "Todos lo nombres" y lo apunté por si se cruza por mi camino.
    Tu reseña estupenda, mucha información que desconocía.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí Todos los nombres me fascinó, fue el primer libro que leí de Saramago y me enganché a su forma de escribir, yo creo que no te defraudaría. Bss.

      Eliminar
  20. He leído 4 o 5 libros de este autor. Alguno como Caín y, sobre todo, Ensayo sobre la ceguera me fascinaron; otros no me dijeron nada especial. Por eso, no creo que me anime con éste que, según tú, no es de sus mejores obras.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es lo mejor Laky pero es tan ameno y fácil de leer que si se cruza en tu camino ni lo pienses. Bss.

      Eliminar
  21. No he leído nada de Saramago pero es que tampoco me ha llamado mucho la atención sus libros más conocidos. Este parece más ameno y no sería una mala toma de contacto con el Nóbel luso.
    Musus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para empezar puede ser una buena opción mafaldas porque es de los más fácilitos de lectura de Saramago. Bss.

      Eliminar
  22. Me apetece y mucho, soy muy seguidora de Saramago e intento leer todo lo que ha escrito, aunque antes tengo pendiente Caín que me prestaron hace tiempo y aún no lo he empezado. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos igual Carol, Caín es de los poquísimos de Saramago que aún no he leído pero te aseguro que también caerá. Bss.

      Eliminar
  23. No he leído nada de Saramago, y me gustaría comenzar con Ensayo sobre la ceguera. Aquí en Chile Claraboya ha tenido mucho éxito desde que su publicación. Iba a comprarlo la última vez que fui a la librería, pero decidí esperar a que llegase el que te mencioné antes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena elección Pablo, un libro que no tiene desperdicio, como cualquier obra de Saramago, gusten más o gusten menos, siempre es recomendable leerlo. Bss.

      Eliminar
  24. Sólo he leído "Ensayo sobre la ceguera" y, por lo que cuentas, parece que éste también merece la pena, así que pasa a la lista de deseos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kayena también te recomendaría Todos los nombres, es un libro muy especial, yo todavía tengo el recuerdo del Don José protagonista del libro. Bss.

      Eliminar
  25. Ay! A mi este hombre se me hace dificil de leer, no termina de convencerme!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues este libro no es nada denso Sandra, nada que ver con otros premios Nobeles, si es sólo por eso no lo desdeñes. Bss.

      Eliminar
  26. Tienes toda la razón, este escritor es un GENIO en mayúsculas, supongo que por eso a veces es difícil de comprender su lectura.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un genio y un sabio, totalmente de acuerdo, eso es precisamente lo que me tiene fascinada de él, sus pensamientos, más incluso que sus tramas o historias de ficción. Bss.

      Eliminar
  27. Leí dos libros de este autor y me gustaron mucho. En cuanto pueda me pongo con este que me has dejado con las ganas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste, ya verás que es muy ameno. Bss.

      Eliminar
  28. Pues yo con Saramago tengo una asignatura pendiente, porque he leído muy pocas cosas suyas pero todas me han gustado; así que te prometo que leeré algo más. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues si todo lo suyo te ha gustado entonces te gustará éste. Bss.

      Eliminar
  29. No he leído este libro en concreto, pero seguro que me va a gustar, a pesar de todo lo que tengo pendiente lo apuntaré. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo pendiente lo más grande, y lo peor de todo es que la lista aumenta cada día con vuestras reseñas, vamos a necesitar otra vida para poder leer todo lo que queremos, ja, ja. Bss.

      Eliminar
  30. De Saramago solo he leído Cain y me gustó bastante. Pero tengo el propósito de leer otro de sus libros desde hace años pero como que no encuentro el momento XDD

    Te he dejado un premio en mi blog. :) http://escalpeloliterario.com/?p=2345

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso porque Caín es un libro que no gusta a todo el mundo. Muchas gracias por el premio, de verdad, me ha hecho mucha ilusión. Bss.

      Eliminar
  31. Nunca he leído nada de Saramago, me lo apunto para futuras lecturas.

    Te invito a que visites nuestro blog http://elclubdelaslectoras.blogspot.com.es/ estamos de sorteo!! un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues Saramago merece la pena y mucho, no lo dejéis escapar. Gracias por avisarme de vuestro sorteo, me pasaré. Bss.

      Eliminar
  32. Saramago es uno de mis escritores preferidos y esta novela la tengo pendiente. Muy bueno tu repaso por tu carrera.

    ResponderEliminar